805.638 Usuarios16.780 Descargas2.400 Guías19.319 Trucos18.760 Vídeos195.204 Fotos44.251 Carátulas53.193 Juegos
Te encuentras en: Inicio » PC » EcoQuest: The Search for Cetus » Guía
Foro de JuegoMania

EcoQuest: The Search for Cetus

Submenú para EcoQuest: The Search for Cetus de PC
Submenú para EcoQuest: The Search for Cetus de PC
Los mejores enlaces
Guía de EcoQuest: The Search for Cetus
Guía añadida por Administrador el 2003-10-03
ECO QUEST  

Esto de cuidar la Naturaleza os puede parecer un poco aburrido a alguno de vosotros, pero os puedo asegurar que no lo es en absoluto. Por si no me creéis, os voy a contar una historia que lo confirmará. El lunes por la mañana, me encontraba en el laboratorio del Instituto de Investigación Oceanográfica. Estaba ayudando a mi padre a curar a una gaviota cuando, de repente, se acordó de que tenía una cita y se fue dejándome encargado de todo.
Decidí ser ordenado -sólo por una vez, claro- y comencé por echar la mezcla fertilizante al coral del acuario. Tras esto, descubrí que no había puesto agua en la jaula del hamster, así que me puse en movimiento (por cierto, ya comprobaréis lo agradecida que es mi mascota). Como siempre, lo primero que hice fue recoger todo el laboratorio armado con mi bolsa de basura, vieja compañera de tantas aventuras ecológicas. Mi siguiente tarea era cuidar del delfín herido que teníamos en observación en la piscina del laboratorio. La idea de poder estar cerca de un animal tan maravilloso como este cetáceo me llenaba de alegría, así que, ilusionado, abrí la puerta de la piscina. Hecho esto, debía seguir las indicaciones que mi padre me había dejado escritas en la pizarra.
Me encontraba muy embebido en este trabajo, cuando, para mi sorpresa, el delfín me habló. Pasados los primeros momentos de desconcierto, mi nuevo amigo me pidió que le ayudase a salir de una red que le aprisionaba para poder terminar la misión que estaba realizando. Así lo hice y él se alejó mar adentro.
Por suerte, una semana después, Delphineus regresó. Estaba preocupado por la desaparición de Cetus, su rey. Este suceso había provocado diversos problemas en su ciudad, por lo que aceptó de buen grado mi oferta de ayuda. Comenzaba la aventura. Naturalmente, necesitaba un equipo de inmersión, y yo sabía que había uno en el armario que estaba debajo de la pizarra. Después de recogerlo, nos pusimos en marcha.
Desgraciadamente, un enorme barco que estaba tirando un montón de basura nos impedía continuar. No me quedó más remedio que recoger toda la que pude en mi bolsa para abrir un camino y poder así pasar a través de ella. Entre tanta porquería, encontré un bote de cristal que guardé cuidadosamente para futuros usos. Estos desechos afectaron al sentido de la orientación de mi amigo Delphineus, por lo que me pidió que le guiase durante un tiempo. Me puse el equipo de inmersión y comencé a sumergirme hasta que me encontré ante algo que me impresionó. Delante de mí, aparecía una maravillosa ciudad que en su tiempo debió ser bellísima. Sin embargo, ahora, yacía semienterrada en basura. Entre tanta suciedad, una cesta metálica llamó mi atención. La guardé y seguí limpiando la zona.
No se veía a nadie, así que curioseé por el templo. Allí descubrí una concha de bronce que, ansiosamente guardé junto a mis otras pertenencias. Salí del templo y me detuve ante una estatua de Poseidón, dios de los mares. Al observarla, me di cuenta de que le faltaba algo y probé a colocarle la concha que tenía en mi poder. La estatua, agradecida, me concedió el tridente que sujetaba. Con éste en mi poder me dirigí a la sala del senado.
Este cuarto estaba decorado con misteriosas pinturas (descoloridas a causa del agua y del paso del tiempo), que cubrían todas las paredes. En uno de estos tapices se podía observar un dibujo de tres ojos juntos. Una idea me cruzó por la cabeza y probé a pincharlos con el cetro de Neptuno. Con un ruido ensordecedor, una trampilla de la pared se movió dejando a la vista un pez que exhibía un ojo sobre el lomo. "Yo soy el oráculo. ¿Quién me llama?". Le respondí que me llamaba Adam y que había venido con Delphineus para ayudar a la ciudad. "Tres acertijos debes resolver si quieres ser realmente útil". Al primero contesté "el Hombre", al segundo "el Pez" y al tercero "el Amor".
Satisfecho con las respuestas, el oráculo me pidió "una prueba de confianza" para demostrar que yo correspondía con el protagonista de la leyenda de Eluria. Como comprenderéis, ya no me podía echar atrás, así que me dirigí primero al senado y después hacia una estatua con forma de ballena situada a la izquierda de éste. Apenado por el aspecto que tenía la estatua de coral, me puse a regarla con la solución fertilizante de mi padre, esperando que funcionase igual que en el laboratorio. Hubo suerte y el petróleo adherido a la estatua se desprendió. Allí conocí a Demeter, "guardián de los verdes" encargado de cuidar los jardines de la ciudad. Me regaló una poción curativa, confiando en que me fuese más útil de lo que había sido para él, en su tarea de proteger a los habitantes de la ciudad del ataque de los desperdicios de los humanos.
Ya me marchaba, cuando una concha llamó mi atención. Me pareció bonita y la uní a mi colección de artículos. Aprovechando la "exploración" de la ciudad de Eluria, me pasé por los apartamentos Pez, residencia habitual de un buen número de "elurianos". En este lugar, encontré un trapo que utilicé para limpiar la concha. Tras esto, me dirigí otra vez al senado donde tuve que girar las columnas del lado derecho hasta conseguir igualarlas con las del lado izquierdo.
Así, la máscara de oro que se encontraba sujeta a la pared cayó al suelo dejando a la vista un cangrejo ermitaño que dijo ser el alcalde Superflous. El nervioso cangrejo me explicó que la ausencia del Rey le estaba obligando a asumir responsabilidades para las que no estaba preparado. Y para colmo de males, tenía que hacerlo llevando una concha que se le quedaba pequeña por momentos. Me acordé de la mía y se la regalé. Agradecido, me dio a cambio una medalla y me solicitó ayuda para avisar a los habitantes de Eluria de la próxima reunión que tendría lugar allí. Encantado de colaborar, me dirigí a los apartamentos Pez donde tuve que enseñar la medalla del alcalde al vigilante. Al verla, me dejó pasar sin problemas.
Iba a comenzar mi recorrido por los apartamentos, cuando un pez globo se quedó atrapado en la entrada de su casa: un plástico le impedía respirar. Se lo quité y le conté que el alcalde había convocado una reunión de todos los habitantes, que se celebraría en el senado. Me dio unos erizos como agradecimiento y se fue a la reunión. Seguidamente, me encaminé hacia la primera casa del segundo piso donde hallé un pez ángel totalmente deprimido ante la imposibilidad de comer. Las malditas algas estaban cubriendo todas las plantas que le servían de alimento. Echando mano de mis conocimientos de biología marina, usé los erizos, famosos comedores de algas, para limpiar las plantas de comida.
Tras el festín, y la consiguiente explicación de la reunión con el alcalde, este pez me regaló una concha afilada como un cuchillo. Me despedí de él y continué mi búsqueda en la tercera casa del segundo piso, que estaba habitada por un pez espada. Éste luchaba denodadamente por liberarse de unos aros de plástico enganchados a su nariz. Usé la concha afilada y lo solté. Resultó ser el médico de la ciudad que, en compensación por mi ayuda, me donó unas pinzas que rápidamente guardé junto a mis otras pertenencias. Después, fui a la tercera casa del primer piso donde, con la ayuda de las pinzas, pude liberar a la tortuga de una muerte segura.
Allí conseguí unos tornillos que me fueron muy útil. Mi siguiente visita fue la segunda casa del primer piso, donde el vigilante me reclamó para evitar que una barca le produjera más heridas con las hélices. La vieja jaula de acero y los tornillos acabaron con los problemas del vigilante. Y, por fin, mi última visita fue para la primera casa del primer piso, donde un pez león me dio una púa venenosa.
Terminada mi misión, regresé al senado, donde se estaba celebrando la reunión. Cuando concluyó, el alcalde me ofreció la máscara de oro (una prueba de confianza, según él). La llevé ante el oráculo y se la ofrecí. A cambio, la profecía me fue revelada. Inicié un viaje hacia el arrecife y encontré un espejo; un pez linterna, que guardé en el bote ( con cuya tapadera abrí un acalorado pulpo con el que me crucé); y un cable, que también se unió a mi colección de objetos.
En una pequeña cueva de piratas, descubrí una llave, pero, un voraz pez me la robó antes de que pudiera evitarlo. Tras una larga persecución, le perdí de vista y, cuando ya me daba por vencido, los gritos del intranquilo estómago de una anémona llamaron mi atención. Agitando frente a ella el viejo sedal que recogí de la prospección petrolífera, logré que escupiera la ansiada llave y los restos del pícaro ladronzuelo.
Aunque os parezca increíble, aún tuve tiempo de rescatar a la hija de Demeter, que estaba atrapada en una red, y de encontrar un viejo submarino hundido junto a una tenebrosa gruta. Revisando el compartimento de herramientas situado tras los asientos del submarino, descubrí un martillo y una sierra. Más tarde, localicé un viejo W.C. y, armado con el tridente, desmonté la cisterna y me apropié de la boya que contenía.
Con un poco de miedo, entré en la gruta. Solté al pez linterna para poder ver y descubrí una pared hecha con piedras que no parecía llevar mucho tiempo allí. Las retiré y una luz verdosa hizo brillar una caja metálica que se ocultaba en el fondo. La engrasé con el trapo que llevaba y la abrí con la llave. Dentro, había un traje de protección que usé para descubrir un vertedero tóxico.
Sabía que no debía tocar nada, así que con el cable, la boya y el transmisor avisé al equipo de limpieza. Eliminada ya la causa de los problemas de contaminación del arrecife, sólo faltaba encontrar a Cetus. Pasé a través del antiguo vertedero y encontré un barco ballenero hundido. Usé de nuevo el cetro para apalancar la puerta. Tan concentrado estaba en mi tarea, que casi no me di cuenta de que un enorme pez manta, llamado "el Carnívoro" por los habitantes de Eluria, nos atacaba. Suerte que mi amigo Delphineus me avisó y tuvimos tiempo de huir.
Desgraciadamente, con "las prisas" no vimos una red abandonada y nos enredamos en ella. Yo me pude soltar cortando la red con la concha que llevaba, pero, mi buen amigo Delphineus fue atrapado por "el Carnívoro" y llevado a su guarida. Tembloroso aún por el susto y decidido a salvarlo, volví al ballenero y con el tridente conseguí abrir la puerta. Al otro lado, vi cómo la cuerda del cañón se tensaba. Decidí seguirla. De repente, me encontré frente a una enorme masa que, tras el primer susto, identifiqué como una ballena azul. ¿Sería Cetus...? Emocionado, me acerqué a la ballena y la hablé.
Estaba gravemente herida, pero.., era Cetus. Tenía que quitarle el arpón rápidamente. Cogí la sierra y corté la punta. Tiré del palo, y el arpón salió de su boca. A continuación, utilicé la poción de Demeter para curar la herida. Cuando se recuperó, fuimos a rescatar a Delphineus. Mientras Cetus luchaba con el Carnívoro, yo liberé a mi amigo. Fuera, la lucha era desigual y pensé en equilibrar las cosas usando la espina del pez león. Aunque, al principio pensé que no iba a servir de nada, el veneno hizo efecto y la ballena pudo, por fin, acabar con "el Carnívoro". Ahora todo había vuelto a la normalidad. Ya no había residuos en Eluria y Cetus se encontraba bien. Sabía que había realizado un buen trabajo y tenía motivos para estar alegre, pero, la idea de tener que separarme de Delphineus me entristecía.
De hecho, aún lloro cuando lo recuerdo. Pero, cada vez que estoy en el mar y veo un delfín sonrío pensando que quizá sea él.


HTML por LMG