808.402 Usuarios16.780 Descargas2.400 Guías19.319 Trucos18.760 Vídeos195.205 Fotos44.251 Carátulas53.193 Juegos
Te encuentras en: Inicio » PC » Ultima VIII: Pagan » Guía
Foro de JuegoMania

Ultima VIII: Pagan

Submenú para Ultima VIII: Pagan de PC
Submenú para Ultima VIII: Pagan de PC
Los mejores enlaces
Guía de Ultima VIII: Pagan
Guía añadida por Administrador el 2003-10-03
 

SOLUCIÓN ULTIMA 8

Después de que el Guardia n le arrebatara del Vacío, el Avatar recobrar  la consciencia en una playa rocosa del extremo sur de Tenebrae, en compañía de Devon, un pescador de esta ciudad. Hay algunas cosas que hacer antes de que te precipites hacia la ciudad: Devon puede contarte muchas cosas interesantes sobre cómo Pagan est  organizada, quienes son los Titanes y, sobre todo, te hablar  de la Tempest y la Merodeadora. Puedes prestar atención a sus palabras, y puedes consultar el manual del juego para ahondar información.

 Devon mencionar  a Bentic. Deber s visitarlo m s tarde.

 Devon tiene allí¡ montado un buen tinglado, pero no te cargues con trastos inútiles. Pliega y recoge solamente el saco de dormir, que utilizar s durmiendo cuatro o m s periodos en los momentos en los que tu energía esté muy baja y no tengas acceso a hechizos de restablecer ¢ pociones curativas.

 Caminando hacia el muelle (sigue la dirección que mira Devon cuando dice que le parece oir jaleo en el muelle) encontrar s dos barriles. En uno de ellos hay una daga, que no es un arma muy recomendable pero es mejor que intentar acabar con tus enemigos a puñetazos: cógela. En el otro encontrar s un pergamino que debes leer aunque, por ahora, no te diga nada su contenido.

No subas todavía al muelle: si vas hacia la derecha puedes practicar algunas técnicas de combate con las alimañas y pequeños bichos que deambulan por ah¡ (arañas, pequeños toraxs, etc). Es importante que, al principio, te acostumbres a atacar a cualquier bichejo que tengas a bien encontrarte porque, de esta manera, la habilidad de combate del Avatar se ver  incrementada. Cuando te sientas preparado, puedes intentar destruir a algún que otro zombie, y a partir de ah¡ criaturas m s peligrosas.

 Sabrá s que has aumentado uno o m s niveles de habilidad cuando oigas un sonido característico después de un combate o trepar por una superficie difícil.

 Camina ahora hacia el muelle y conocer s a m s personajes. Allí¡ est  Darion, Primer Caballero de la Dama; Shaana, la ejecutora del reino; Tor n, la persona que est n a punto de ejecutar; Ryan, su desconsolada esposa, y, aparte de unos guardias cualesquiera, est  también Mordea, la mismísima Tempest de la que hablaba Devon. Asiste a la ceremonia de decapitación (no tienes motivos para pensar que sea injusta) y responde cortés pero brevemente a las inquisiciones del guardia.

Ahora eres libre de entrar en Tenebrae y hacer un reconocimiento general del terreno. Esta ciudad, la m s grande de cuantas se encuentran en Pagan, est  seccionada en cuatro zonas, dispuestas alrededor de una quinta, central, que la constituye el palacio de Mordea. Las otras zonas se disponen as¡: Zona sur, donde sólo encontrar s la playa, el muelle que ya conoces, y a Devon ocasionalmente. Zona norte, una llanura donde viven algunas familias de pastores de toraxs, circunvalada por una cadena montañosa. Zona este, el barrio rico de la ciudad, donde vive Beren, un discípulo de Pyros que trabaja para Mordea ayudando, con sus poderes de hechicer¡a, a mantener el orden y prevenir el robo o el asesinato en la ciudad; Salkind, el senescal de Mordea, un tipo mezquino, malvado y poco listo por a¤adidura; Ryan, la mujer del decapitado, que vende y compra joyas y art¡culos de tela; Darion, principal caballero de la guardia, que puede entrenarte por 50 monedas de oro (si tienes el dinero, te vendr  bien hacerlo hasta que seas capaz de ganarle); y la criada de Mordea, que tiene una casita en el extremo sur de este ala este. Por £ltimo, en esta parte de la ciudad también encontrar s la Biblioteca, donde, como sabr s si has oido hablar de Bentic, es muy probable que lo encuentres. En la zona oeste viven los pobres, la gente media, los trabajadores, y los criminales: también encontrar s una buena muestra de edificios abandonados. Allí¡ atienden la taberna Orlok y Jeena, un excelente show-man capaz de entretener a cualquiera con sus disparatados cuentos y su empleada, una brav¡a mujer que debi¢ ser la precursora del feminismo de nuestros d¡as. Tambi‚n encontrar s un herrero, la casa de Devon (donde puedes encontrarle a ciertas horas del d¡a) y la morada de Shaana la ejecutora, o el zoo de la ciudad.

 La salida este de la ciudad lleva al cementerio y sus alrededores. La salida oeste lleva a una zona salvaje que puedes visitar para incrementar tus habilidades como explorador y guerrero, adem s de encontrar algunos £tiles interesantes (oro, pociones, hechizos...)

 Después de esto, y si no lo has hecho ya, m‚tete un poco en la historia visitando a Bentic; a ‚l debes confesar tu deseo de abandonar Pag n. El no te podr  ayudar directamente, pero te hablar  de dos lugares a los que puedes acudir para avanzar en tama¤a empresa: la morada de Mythran, en la Meseta, y el Cementerio, base de operaciones de los nigromantes.

 Antes de apresurarte a buscar la Meseta, dedica unos minutos a visitar la parte superior del castillo de Mordea. Allí¡, en pleno centro, encontrar s una superficie cuadrangular que se pondr  a brillar y chisporrotear cuando te acerques. A£n no puedes hacer nada con ella, pero va a ser uno de los elementos claves de tus aventuras.

 A la Meseta se accede saliendo por la puerta norte de Tenebrae Central. Siguiendo el camino empedrado, que zigzaguea sinuosamente hacia el extremo noroeste del valle, llegar s eventualmente a la entrada de una caverna.

 Es bastante probable que te encuentres con varias cosas antes de entrar a la caverna. Una es una familia de pastores de toraxs con la que puedes hablar si as¡ lo deseas, pero sólo te hablar n de su hijo Cyrrus que est  estudiando con los teurgistas en la Isla Argentrock. Las otras dos son los toraxs y los kitchs. Si bien los primeros son un poco m s lentos a la hora de lanzar sus embestidas, ambos son unos bichos bastante duros de vencer y deber s evitarlos en estos tempranos estados de la aventura.

 Tambi‚n es posible que encuentres tu primer troll muy cerca de la entrada, pero ni se te ocurra intentar derribarlo sin mucho entrenamiento, un buen arma m gica, y la ayuda de algún hechizo de ataque ¢ defensa.

 Con la entrada de esta caverna se inicia tu entrenamiento preliminar en las secuencias arcade de Pagan. Al poco tiempo de entrar ver s que tu camino se ve interrumpido por un quedo lago. Si te pones cerca de la orilla, ver s unas rocas blancas que despuntan en su superficie: debes saltar encima de ellas hasta alcanzar el otro lado. Es una tarea complicada, es verdad, pero tendr s que hacerlo m s a menudo de lo que piensas y cuanto antes aprendas a medir las distancias y calcular la intensidad del salto mejor.

As¡, al cabo de un tiempo llegar s al pie de una alta verja de metal que cierra el paso por el sur. Para abrirla, camina hacia el puente suspendido y atravi‚salo, donde llegar s a un edificio derru¡do con siete palancas. Activa sólo aquellas que tienen despojos humanos en frente y, si te equivocas, ten presente que la palanca central devuelve el resto de las palancas a sus posiciones originales. Si lo has hecho bien, notar s un temblor de tierra y comprobar s que la palanca que antes estaba rota (al otro lado del puente) ahora puede empujarse: ‚sta es la que abre la verja.

 En estos parajes encontrar s un gran n£mero de zombies: es mejor que los ataques de uno en uno y aprovechando que est‚n distanciados, sino pueden atacarte en n£mero o aprovechando lo angosto del puente y entonces pueden ser peligrosos. Adem s, el acabar con ellos te servir  de adiestramiento no solo a t¡ sino a las habilidades del Avatar como personaje.

 Siguiendo tu camino, deber s superar unas pruebas m s y pronto llegar s a la Meseta. La Meseta como tal es un lugar peligroso: est  lleno de monstruos que m s vale ignorar r pidamente, como los espectros (que arrojan bolas de fuego y hacen levantar a los muertos de sus tumbas) y los ojos flotantes ¢ buscadores (que suponen una seria amenaza con sus colas dentadas retr ctiles). Aunque hay varios objetos interesantes por allí¡ cerca (pociones, hechizos, y hasta un prodigioso martillo) es mejor que te limites a ver a Mythran -en la caba¤a que est  siguiendo el camino- y explores esta zona en otro momento, cuando est‚s mejor preparado.

 Mythran tiene su casa protegida por unas bolas con pinchos y unas columnas energ‚ticas que no deber¡as tener problemas en atravesar, después de lo cual estar s por fin en su casa y as¡ puedes hablarle.

 Este personaje tiene muchas cosas que contarte y hacer por ti. Aprende de la historia de Pagan (aunque ya la conozcas) y deja que te obsequie con tres cosas: un libro sobre Pagan, una piedra teletransportadora y un hechizo de puertas secretas. El primero no es necesario que lo lleves de aventuras contigo: simplemente l‚elo y d‚jalo en un sitio cualquiera. El segundo, la piedra, es de vital importancia, pues te permite usar el sistema de teletransporte del juego: Cada vez que la actives te preguntar  tu destino, y dependiendo del n£mero de teletransportadores que hayas visto, aparecer n m s o menos lugares; por ejemplo, hay un teletransportador en la misma casa de Mythran. Ve a verlo y luego activa la piedra. Ver s que tus opciones son Tenebrae Central (encima del castillo) y La Meseta (en casa de Mythran). En el futuro, otros lugares se sumar n a esta lista.

 Mythran, adem s, puede venderte hechizos, reactivos, y pociones, y te pondr  sobre la pista de que deber s hablar con los Titanes si deseas abandonar Pagan. Aunque por ahora no tienes porqu‚ saberlo, aprender de los conocimientos m gicos de Mythr n ser  una de las tareas fundamentales para la culminaci¢n de la aventura. Hazlo poco a poco, aprendiendo un nuevo hechizo cada vez que juzgues que has ganado m s experiencia. Ten en cuenta que, para que Mythr n te ense¤e un nuevo hechizo, deber s haber realizado con ‚xito en alguna circunstancia el anterior.

 Ahora puedes volver a Tenebrae Central usando la piedra de Mythran, justo a tiempo para hacer una visita al cementerio. A ‚l se accede por la puerta este de la ciudad y caminando luego hacia el norte.

 Los Nigromantes del cementerio tienen un serio problema. El Primer Nigromante, Lotian, est  a punto de morir y es necesario que se celebre un ritual en el que el uso de la Daga Ceremonial de los Nigromantes es de vital importancia. Lamentablemente, como descubrir s si hablas con el Descendiente, Vividos, esta daga ha sido robada por Mordea y sus secuaces. Ofr‚cete a recuperarla y ponte a ello.

 Tu b£squeda empieza por el palacio de Mordea. Si registras su habitaci¢n (la llave de la puerta est  debajo de un coj¡n en el Sal¢n del Trono) ver s que tal daga no aparece por ning£n sitio, aunque en un peque¤o rinc¢n hay un misterioso cofre que permanece cerrado por ahora. Interroga a Aramina, la muchacha que cuida de Mordea y te citar  en su casa a la hora del alba puesto que en presencia de la Tempest no puede hablar con seguridad.

Hazlo as¡ -su casa est  en la zona este de la ciudad, emplazada en algún lugar de la parte sur- y habla con ella. Descubrir s que la pobre muchacha est  amenazada por Salkind y que, aunque reacia a confesarlo, tiene cierta aversi¢n a las maneras de Mordea. S‚ comprensivo con ella y acceder  a confesarte d¢nde est  la llave: en el dormitorio de Mordea, en el cofre del que te hace entrega la llave. (Un buen tema de conversaci¢n para hacerla acceder a tus peticiones es Devon; ella est  enamorada de ‚l).

 Recupera la daga y corre a entreg rsela a Vividos. Llegar s justo a tiempo de iniciar la Ceremonia Mortuoria, después de la cual te convertir s en Disc¡pulo y ‚l en Primer Nigromante. As¡ ser s iniciado en los caminos de la Nigromancia.

Antes de empezar tus lecciones, el Nigromante te enviar  a buscar algunos reactivos que precisas para aprender. Estos reactivos son capuchas de verdugo y ramitas. Las primeras se encuentran cerca de allí¡, saliendo del cementerio y caminando a la vera del lago. Ten cuidado porque la zona est  llena de polimorfos y, aunque f ciles de abatir, suelen aparecer en grupo, lo que les convierte en enemigos peligrosos. El otro elemento, las ramitas, te exigir n desplazarte hasta la zona oeste de la ciudad, concretamente un edificio abandonado donde hallar s espectros y muchos zombies. Recoge aproximadamente cuatro de cada elemento y vuelve a ver al Nigromante.

 Tu primera tarea ser  aprender algunos hechizos y pasar unas pruebas para hablar con los Antiguos Nigromantes antes de ir a ver a Lithos, el Tit n de la Tierra, situado en los nichos del cementerio a los que se accede por el norte. Para hacer los hechizos, se te entregar  una Llave del Sepulcro y el permiso de aprovisionarte de reactivos en la biblioteca, situada en la parte superior del edificio. Dado que tendr s que hacer algunos hechizos, recoge una bolsa donde guardar los reactivos, y otra vac¡a para prepararlos.

 Ahora camina hacia el norte. En la falda de la monta¤a ver s una verja con una entrada. Parece difícil entrar porque hay setas explosivas en el suelo y un espectro guarda la entrada, pero lo m s seguro es caminar hasta que el espectro aparezca y luego huir, dar una vuelta por los alrededores y entonces volver; descubrir s que el espectro ya no est .

 Entra en el edificio que hay tras la verja y sit£ate en el carril central, donde deber s hacer el hechizo de abrir la tierra. Para hacerlo, recuerda, coloca los reactivos adecuados en la bolsa vac¡a y luego usa la Llave del Sepulcro sobre ‚sta, con lo que aparecer  un ¡cono m gico. Act¡va ‚ste también y la pared se vendr  abajo, dej ndote paso exp‚dito hacia las Catacumbas Superiores.

 Las Catacumbas Superiores son una mara¤a de galer¡as llenas de restos mortales donde es f cil perderse. Lo mejor es recorrerlas de cabo a rabo hasta que puedas orientarte con facilidad en su interior, pues ser  un lugar visitado con frecuencia en el futuro. Por ahora, te interesa encontrar un cad ver con una placa encima que dice "Maestro de Llaves" al que deber s arrebatar una llave. Luego busca una planicie m s o menos grande con un peque¤o edificio en el centro, en el que, muy cerca de ‚l, el suelo se abrir  bajo tus pies, dej ndote acceder a una caverna subterr nea.

 En esta caverna hay tres barriles donde puedes aprovisionarte de reactivos, antes de proseguir tu b£squeda por el noreste. Eventualmente, encontrar s al primero de los Antiguos Nigromantes, al que deber s hablar realizando el hechizo espiritismo. Este Nigromante te pondr  sobre aviso de que deber s encontrar y hablar con el resto de los Antiguos para buscar tu camino hacia Lithos. Cada uno te ense¤ar  un hechizo nuevo que deber s aprender y usar para llegar al siguiente.

 Cuando hayas terminado, volver s a las Catacumbas Superiores por una oquedad de la roca. Camina ahora hacia el suroeste y encontrar s una puerta. Sigue por ah¡ para llegar a Lithos.

 El camino hacia Lithos supone un gran esfuerzo pues el camino est  lleno de pruebas f¡sicas que debes superar (combates, saltos, trampas, etc.) Lo m s importante es no perder el camino -camina siempre siguiendo la dirección noroeste- y encontrar las llaves adecuadas.

 La primera est  en una zona donde unas barreras m gicas desgastar n r pidamente tu energía. La clave est  en leer el pergamino de uno de los cad veres cercanos y averiguar as¡ que lanzando una seta azul a la barrera antes de pasar har  que ‚sta consuma menos tu energía. Descansa, si es necesario, antes de seguir.

 Al final de esta zona de barreras m gicas encontrar s un cofre: dentro hay una llave que te permitir  abrir una puerta m s adelante, y una Gema de Protecci¢n que te volver  inmune a las barreras en tu camino de vuelta.

 Al volver, encontrar s un g¢lem y un kitch a los que deber s esquivar como puedas. Es difícil porque el suelo est  sembrado de setas explosivas y a£n debes sacar tiempo para abrir la puerta cerrada con la llave que acabas de adquirir.

 Siguiendo tu camino, llegar s a un punto en el que el camino se bifurca. Hacia el norte hay otro lago que debes saltar y al sur, el camino tuerce repentinamente hacia el este y ver s otro lago. Salta por las rocas hacia la isleta central para conseguir otra llave, y luego vuelve al lago del extremo opuesto para seguir tu camino.

Más adelante llegar s a un corredor principal muy largo (donde eventualmente habr  arañas) por el que debes colarte por uno de los corredores del oeste. Allí¡, tienes que saltar hacia la otra orilla con un £nico pero potente salto, y abrir la puerta que te permitir  continuar. El camino ahora implica m s saltos y m s plataformas m¢viles hasta que llegues a Lithos, vigilado por sus guardianes. Vigila, antes o después de hablar con el Tit n, porque muy cerca hay un nuevo teletransportador que debes activar acerc ndote a ‚ste.

 Lithos te encargar  que entierres al antiguo Primer Nigromante para ser su discípulo y as¡ debes hacerlo. Teletransp¢rtate a Tenebrae Central y vuelve al cementerio, donde tu mentor te dir  cómo enterrarlo. Cuando lo hagas, te har  entrega de un nuevo objeto, La Llave del Descendiente, y te ascender  a este rango.

 Tambi‚n te hablar  de tu peregrinaje, pero por ahora es mejor ignorarlo. Tienes otras cosas que hacer.

 Importantes acontecimientos han tenido lugar en Tenebrae mientras t£ te iniciabas en los caminos de la Nigromancia. Tal y como te enterar s por los guardias de las puertas de la ciudad, tu amigo Bentic ha sido decapitado y Devon, el pescador que te ayud¢ a sobrevivir a tu ca¡da del Vacío, est  preso en palacio.

 Habla con Devon, en los s¢tanos del palacio, y comprender s que ‚l est  tan sorprendido como t£ por su encierro. Nadie entiende nada. En ese momento, observar s que en una de las habitaciones cercanas, hay un libro encerrado tras una reja, y no hay ninguna puerta de acceso. Usa el hechizo Revelar Puertas Secretas que Mythr n te entreg¢ en tu visita y uno de los muros desaparecer . Lee el libro (no es necesario cogerlo) y r pidamente los guardias de palacio te arrestar n. No muestres resistencia y te conducir n al muelle, donde la ceremonia de decapitación de Devon, y la tuya propia, est n a punto de empezar.

 En medio del ritual, usa la información que acabas de obtener del libro; que Mordea no es la aut‚ntica Tempest y que, sin embargo, lo es Devon. Se producir  una algarab¡a de discusiones y peleas: Devon invocar  sus poderes de Tempest y provocar  la caida de Mordea, pasando a convertirse en gobernador de la ciudad. Luego, se marchar  a meditar.

 T£, entre tanto, tienes cosas que hacer.

 Seguramente, en tu camino hacia Lithos, habr s observado muchas puertas irremediablemente cerradas. Casi todas ellas las abre la Llave del Descendiente que te ha entregado tu maestro; sin embargo, no debes precipitarte en explorar lo que se pueda esconder tras ellas pues tienes una tarea que cumplir inmediatamente.

En las Catacumbas Superiores existe una puerta con una placa que reza as¡ "Avanza hacia tu Destino". Abrela usando la Llave del Descendiente y explora sus interiores. Ver s muchas puertas cerradas, pero no te preocupes por ahora. De este modo llegar s a un lugar donde hay un cofre encerrado dentro de una jaula, y alrededor cierto n£mero de palancas y cr neos con velas encima. Mueve las palancas cuidadosamente hasta que la jaula se abra -pero ten cuidado: algunas palancas pueden activar trampas-. Cuando lo hayas hecho, ver s que dentro del cofre hay una llave que abre la gran puerta doble que est  en esa misma c mara.

 Si buscas por ah¡ dentro, llegar s a un cofre que esconde en su interior el Cr neo S¡smico. Si lo usas en un punto de las Catacumbas Superiores donde hay un hueco de color rojo en la pared, se derrumbar  una construcci¢n cercana y podr s acceder a un nuevo teletransporte.

 Volviendo a tus problemas actuales, deber s ahora volver un poco m s al oeste donde encontrar s una encrucijada de verjas que se abren y cierran a medida que te internas en ‚l. Afortunadamente, preoc£pate solo de acceder a la cornisa interior, porque luego siempre puedes encaramarte a ella y saltar hacia tu libertad.

 Siguiendo los corredores en dirección oeste llegar s a un corredor interrumpido por un abismo. S ltalo y descubrir s que el corredor acaba en un par de oquedades, en una de las cuales existe una tumba. Usando el hechizo Abrir la Tierra podr s descender al nivel inferior y continuar explorando.

 Lo que encontrar s allí  abajo, principalmente, ser n puertas cerradas. Adem s, hay una verja rodeada de canicas que impide el paso por esa parte. Si te pones cerca de la verja y arrojas el cad ver del suelo en lo alto de la baldosa elevada del otro lado, la verja se abrir  y quedar  abierta para que pases cuantas veces quieras. Allí¡, aprovisi¢nate de los reactivos que desees y recoge la llave que est  en un cofre en una esquina.

 Luego, sigue tu camino (saltando por encima de la barra blanca) y as¡ llegar s a una construcci¢n que esconde un difícil enigma. Debes intentar nivelar las tres escaleras utilizando las baldosas que est n en la entrada. P¡salas y observa lo que pasa. Si no lo consigues, no te preocupes: utiliza el hechizo Crear G¢lem cerca de la puerta que est  en esa misma c mara y ord‚nale que abra la puerta. Luego, £salo también en la puerta siguiente y abre las otras dos con las llaves que has adquirido; de este modo llegar s a un templo con tres estatuas y una puerta cerrada m gicamente.

 Preoc£pate tan solo de recolectar la llave que est  parcialmente oculta por un esqueleto, y vuelve atr s para conseguir el Escudo Ceremonial de los Zealans, usando esta nueva llave para abrirte paso.

 Cuando lo tengas, vuelve al templo y d‚jalo en el suelo, con lo que las estatuas cobrar n vida y te hablar n de Gumash-Gor cuyo esp¡ritu descansa en la c mara siguiente. Te dir n también que debes conseguir un pedazo de roca negra con forma de tri ngulo en esa c mara.

 Para abrir la puerta, utiliza el hechizo Puertas Secretas que te diera Mythran y accede a la c mara, donde deber s intentar apoderarte del objeto en cuesti¢n mientras esquivas los espectros y zombies diversos que el alma atormentada de Gumash-Gor lanzar  contra t¡. Piensa en utilizar algún hechizo.

 Cuando salgas, las estatuas te dir n cosas muy interesantes, como que debes encontrar y adquirir las habilidades de cada Tit n para tener una oportunidad de vencerlos, lo que ser  tu £nica v¡a de escape de Pagan.

 As¡ pues, sal de allí¡ y prep rate para ir a ver a los teurgistas de la Isla Argentrock, que, liderados por Stellos, adoran a Stratos, el Tit n del Air

 La Isla Argentrock se encuentra detr s de una de las puertas cerradas que viste en tu camino hacia Lithos (una de las primeras, partiendo de las Catacumbas Superiores). Recuerda que ahora puedes abrirla usando la Llave del Descendiente.

 Una vez que hayas abierto la puerta, accede a la isla cruzando el puente de madera que pasa sobre el r¡o. Aunque no ocurre a menudo, este puente puede fallar bajo tu peso y dejarte caer al agua, de modo que encar mate a la barandilla y cruza por ah¡.

 En la Isla Argentrock también hay un teletransportador que puedes activar.

 Una vez en el conjunto de edificios, habla con Stellos, que te informar  de lo que buscan y hacen los teurgistas, y te indicar  que hables con Xavier si quieres entrar en la Orden. Busca a Xavier y habla con ‚l para informarte de las pruebas que debes pasar. La primera consiste en responder a sus preguntas. No te ser  difícil si has pasado algún tiempo buscando en la biblioteca y hablando con los teurgistas. La segunda supone ser aceptado por Stratos, el Tit n del Aire; para ello, dir¡gite al extremo oeste de la isla y s£be al risco, situ ndote donde est  el s¡mbolo. Entonces oir s un trueno y el viento comenzar  a soplar fuerte. Todo lo que tienes que hacer es contrarrestar la fuerza del viento con tu movimiento para impedir que te haga saltar del risco.

 Cuando lo consigas, estar s en disposici¢n de comenzar la tercera prueba, para la que Xavier te mandar  hablar con Stellos.

 Esta prueba supone la b£squeda y construcci¢n de tus focos de discípulo, para lo que Stellos te mandar  al subterr neo del Monasterio y te entregar  la llave que abre su puerta. En ese lugar deber s buscar tantos trozos de plata como focos quieras construir (lo ideal es todos) y llevarlos al herrero de Tenebrae para que te construya tus focos. Si eres h bil con las palabras, no tendr s ni que pagarle por sus servicios.

 Una vez que tengas la plata moldeada, vuelve al monasterio y sit£a los focos, uno por uno, encima del altar, con lo que tendr s los focos cargados y aprobados por la energía de Stratos, listos para usar.

 La siguiente prueba consiste en descender de nuevo al subterr neo y caminar esta vez hacia oeste, donde deber s usar tus nuevos focos para curar un t¢rax herido que allí¡ encontrar s.

 Superado esto, encontrar s un imprevisto en tu camino. Stellos est  preocupado por la desaparici¢n de uno de los focos de Xavier y no puede atender tu aprendizaje, por lo cual tendr s que solventar esta situaci¢n por tu cuenta.

 Habla con Xavier, Stellos, Cyrrus y Torwin, y compara lo que unos dicen de los otros. Si has reunido la suficiente información y usas el Foco de la Verdad mientras hablas con Cyrrus sabr s que Torwin rob¢ el foco y huy¢ hacia la zona de los riscos.

 Puestos en su persecuci¢n, te enfrentar s a una situaci¢n que no tiene remedio: Torwin, destrozado por el asesinato de su padre Tor n a manos de Mordea pretende canalizar la fuente de dos focos para arrebatar a su padre de la muerte. Cuando se entera por t¡ de que Tor n est  con la Merodeadora, entra en c¢lera y se arroja al abismo tras su padre.

 Vuelve a hablar con Stellos y Xavier y te pondr n en conocimiento de la siguiente prueba: el Salto de F‚. Tu objetivo ahora es volver a la zona de los riscos y dar un salto ciego al vac¡o allí¡ donde Torwin se suicidara. Afortunadamente, te proyectar s sobre el aire e ir s a parar a una plataforma que antes no quedaba a la vista. Sigue saltando por todas las plataformas hasta encontrarte con Stratos. Ella te hablar  del Aliento de la Vida y te entregar  tu £ltimo foco, el foco de Megasalto, por lo que tu adiestramiento en las lides de Stratos habr  conclu¡do.

 Tu siguiente tarea ser  hablar con Hydros, el Tit n del Agua. Tal y como cuentan los libros de historia de Pagan, ‚ste se encuentra prisionero en un lago seco en alguna parte de los subterr neos que recorrieras para ir a ver a Lythos. Lo reconocer s porque antes de la puerta que da acceso a su prisi¢n hay una verja que se abre moviendo una palanca en una columna cercana.

 Cuando accedas, busca el teletransporte y act¡valo.

 La prisi¢n de Lythos es un c¡rculo irregular de caminos elevados; debes rodearlos hasta el otro lado y cruzar por unos puentes medio derru¡dos. Cuando llegues al centro de la formaci¢n rocosa, busca la entrada -de m rmol blanco- y Hydros aparecer  ante t¡.

 Desafortunadamente, ante tu petici¢n de querer ser un Tempest, Hydros te contestar  que no puede ayudarte porque est  prisionero. Te dice que si le liberas, horodando la tumba de su captor, ‚l te ayudar  luego a t¡.

 Esta tumba, como bien sabes si has le¡do los libros de historia de Pagan, se encuentra muy cerca de allí¡. Busca una cueva en la pared rocosa del extremo suroeste y explora sus interiores. Aparte de un gran n£mero de trolls, kits, espectros y zombies, eventualmente encontrar s una tumba que descansa cerca de un lago. Utiliza el hechizo Abrir la Tierra de los nigromantes y observa el resultado: la tumba se desmorona y el agua del lago se apresura a escaparse en una gran cascada.

 Si vuelves a ver a Hydros, ver s que el paisaje ha cambiado visiblemente: ­Hydros est  suelto! Habla con ‚l, solo para descubrir que no est  dispuesto a cumplir su parte del trato, y que a£n m s, pretende arrasarlo todo en venganza de sus a¤os de martirio en prisi¢n.

 Teletransp¢rtate a Tenebrae Central y habla con Devon.

 Ahora est s en disposici¢n de visitar la £ltima de las ramas de la magia que no conoces todavía de Pagan. Los Hechiceros de El Enclave de los Hechiceros sirven a Pyros, el Tit n del Fuego, cuyas disciplinas, adem s, van a ayudarte a convertirte en un guerrero mucho m s r pido, limpio y eficaz.

El Enclave de los Hechiceros no tiene f cil acceso. Su entrada est  muy cerca de la del Lago Canthrax, allí¡ donde estaba prisionero Hydros. Debes atravesar una columna cargada energ‚ticamente y explorar una zona irregular de islotes y lagos por el extremo sureste. La puerta se abre, de nuevo, con la Llave del Descendiente, pero est  a su vez protegida por una doble puerta que se abre y cierra mediante una palanca. Manipula la palanca para que se abra la primera de las puertas y ponte encima suya. Luego usa el foco Servidor A‚reo de los teurgistas para activar la palanca y que se abra as¡ la otra puerta sin que se cierre la primera. El paso est  libre.

 Una vez dentro, explora la orilla con cuidado de no caer en la lava, y busca un punto desde donde puedas alcanzar la isla central (donde ver s a Beren) que alcanzar s mediante el foco Megasalto. Allí¡, sigue hacia el suroeste y atraviesa las dos cascadas (este paso lo abriste t£ cuando liberaste a Hydros) para continuar luego hacia el este. Eventualmente, llegar s al mism¡simo Enclave de los Hechiceros.

 Busca el teletransporte (muy cerca de la entrada y siguiendo el camino empedrado) y act¡valo.

 Con esto, se inicia una de las tareas m s peligrosas, dif¡ciles y comprometidas de todas las que puedas haber emprendido hasta ahora en Pagan. Explora el conjunto de edificios y habla, sobre todo, con Vardi¢n, Bane, Beren y Gorgrond. Vardi¢n es el Primer Ac¢lito, directamente bajo las ¢rdenes de Malchir, y tiene rencillas personales con Bane, una de las hechiceras con m s ansia de poder del Enclave. Si hablas con ellos, ver s que tanto Bane como Vardi¢n desean que el otro sea quitado de enmedio. Los dos te pedir n que les ayudes, descubriendo el verdadero nombre del otro, para as¡ realizar un hechizo que lo extermine. Parece una decisi¢n arriesgada, pero en realidad es indiferente a qui‚n decidas ayudar. Dado que el superviviente ser  tu mentor, ayuda a cualquiera de ellos y deja que te instruya. (En nuestro ejemplo, vamos a suponer que te has aliado con Vardi¢n).

 Una vez que Bane esté muerta, Vardi¢n comenzar  a ense¤arte los rudimentos b sicos del arte de Pyros. Es necesario que aprendas o anotes cómo se llama cada vela, que visites la biblioteca y leas todos los libros, y que reajustes tu mochila para dar cabida a los ingredientes que necesitar s para realizar ciertos hechizos. Vardi¢n, para someterte a prueba después de sus ense¤anzas, te pedir  que realices unos cuantos hechizos; hazlos una vez que est‚s dispuesto y ser s enviado a la Fortaleza de Obsidiana, donde serás puesto a prueba por el mism¡simo maestro, Malchir.

 La Fortaleza de Obsidiana es una prueba realmente dura, donde debes combinar los conocimientos reci‚n aprendidos de hechicer¡a con las dotes de combate (tantas veces puestas en pr ctica a estas alturas) y tu ingenio. En la teor¡a, la Fortaleza de Obsidiana es un complejo de cuevas donde debes poner en pr ctica los hechizos que Vardi¢n te ha ense¤ado, pero en realidad, y dado el caracter abierto del juego, cada problema tiene m£ltiples soluciones y es posible hacer hechizos de Te£rgica donde se requerir¡a uno de Hechicer¡a. Usa unos u otros seg£n los ingredientes de los que dispongas, a discreci¢n.

 Es importante saber que, oculto en algún lugar de dicha Fortaleza, hay una espada que aunque de apariencia normal, esconde un gran poder destructivo y de hecho es una interesante pieza que a¤adir a tu arsenal. Su nombre es el Flagelo de Fuego y debes intentar encontrarlo antes de terminar esta parte.

 La cuesti¢n est  en resolver los problemas propuestos hasta conseguir los cinco talismanes que prueban que has pasado las pruebas. Una vez consegu¡dos, sit£ate en la losa que est n entre los pilares del centro y ser s transportado a las c maras privadas de Malchir.

 Las pruebas no han terminado: Primero deber s vencer a dos demonios, en un espacio algo reducido, adem s. Bajando por las escaleras ver s otro demonio, pero NO le ataques. Habla con ‚l y descubrir s que es el supervisor de las pruebas.

 Luego se te ofrece la posibilidad de reaprovisionarte de hechizos de Nigromancia, para ser transportado, desde otra losa en el extremo oeste, a presencia de Malchir. El maestro precisa saber si eres capaz de llevar a cabo con ‚xito ciertos hechizos de gran embergadura. Observa que puedes disponer de los reactivos que Malchir guarda en un cofre cercano y que, si estuviste distra¡do en la biblioteca del Enclave, hay una librer¡a con las instrucciones necesarias para realizar esta tarea.

 Si todo va bien, Malchir te integrar  en la Orden de la Hechicer¡a.

 Tu primera tarea en tu puesto de Hechicero est  presto. Descubrir s que Malchir,  vido de poder, emplea el poder de los otros hechiceros con vistas a conseguir sus propios planes ego¡stas. Antes de partir, prepara un hechizo de Ignici¢n y recoge una vela roja, porque te van a hacer falta en breve. De esta manera, Malchir te lleva con ‚l y se celebra el ritual, cada hechicero en una punta del pent gono (est n presentes Bane, Beren, Gorgrond, el mism¡simo Malchir y t£) Se trata de invocar a Pyros para que Malchir pueda hacerle unas preguntas. Para iniciar el proceso, coloca la vela cuando todos los hagan y activa Ignici¢n cuando Malchir as¡ lo ordene. Malchir invoca a Pyros y trata de absorver su poder, pero ‚ste es inconsumerable y el maestro es incapaz de contener tama¤a fuente de energía. Se produce una situaci¢n l¡mite pero, gracias al cielo, los hechiceros consiguen contener las barreras y Pyros es devuelto a las llamas.

 Malchir, no obstante, est  bastante descontento. El Avatar se percatar  por fin de que su coraz¢n es negro y sus motivaciones ego¡stas. Después del ritual, te castigar  para elevar su ego maltratado y te solicitar  que le visites en la Fortaleza de Obsidiana.

 Acude, pues, a la Fortaleza, y habla con Malchir. La discusi¢n terminar  inevitablemente en una pelea a muerte entre el hechicero y t£. La clave del ‚xito est  en no darle tiempo a preparar ning£n hechizo (a diferencia del Avatar, el poder de Malchir se basa exclusivamente en la magia), y golpearle, a ser posible, varias veces con la espada Flagelo de Fuego. El que esto escribe utiliz¢ el foco Megasalto para situarse r pidamente a su lado, y luego lo atac¢ directamente con dicha espada hasta reducirlo a un corp£sculo sanguinoliento y pulsante...

 De cualquier forma, una vez que hayas destru¡do a Malchir y por tradici¢n del Enclave, pasar s a convertirte en el Maestro y ganar s el respeto y subordinaci¢n del resto de los Hechiceros. Pero lo m s interesante es lo que esconde Malchir en su cuerpo: un nuevo pedazo de roca negra, otro obelisco llamado El Coraz¢n de Fuego.

 Aseg£rate de que llevas contigo este obelisco y de que has le¡do un libro que se llama Destrucci¢n del Templo (este libro est  en el cofre de la c mara donde pele ste con Malchir). Recuerda utilizar el transportador por el que entraste para abandonar la Fortaleza.

 NOTA: A menudo sucede que ‚ste transportador no funciona, y el Avatar debe permanecer encerrado en dicha c mara "in eternum". Recuerda que para poder usar este transportador debes llevar contigo los talismanes que conseguiste a ra¡z de tu ‚xito en las pruebas prelimina- res de la Fortaleza de Obsidiana.

 Ya puedes abandonar el Enclave. Tus tareas allí¡ han terminado. No te asustes si la piedra de Mythr n no funciona inmediatamente (su magia no se acaba). Es que el poder reinante en el Enclave inhibe los poderes de la piedra y es por esto por lo que debes salir de las fronteras del Enclave para poder usar la piedra de nuevo.

 Después de nuestras experiencias en el Enclave de los Hechiceros, debemos ir a consultar con Mythr n todo lo ocurrido. Al preguntarle por los obeliscos encontrados, y también a resultas de leer ciertos libros de su casa y la c mara de Malchir, nos enteraremos de que son los obeliscos de poder de los mism¡simos Titanes, y que consiguiendo todos ellos tendremos una oportunidad de trasladarnos a su plano de existencia.

 As¡ pues, nuestra tarea ahora ser  recolectar dichos obeliscos. El primero, en la Isla Argentrock. Usa el foco de Megasalto para iniciar el camino hacia Stratos y cuando llegues a su presencia emplea el foco Revelar para que el Aliento del Viento se muestre ante t¡. Usando un tercer foco, el Servidor A‚reo, tr elo hasta donde t£ est s y huye de allí¡. De vuelta a Tenebrae Central, habla con Devon y, dado que ‚l es ahora el Tempest, preg£ntale por la roca negra. Devon sabe algo de eso y te dar  una llave que abre un cofre cercano. Allí¡ est  la L grima de los Mares, el obelisco de Hydros.

 S¢lo falta el obelisco de Lithos: el Coraz¢n de la Tierra. Para obtenerlo, debes ir a un lugar conocido como Stone Cove por el que ya has pasado varias veces (debajo del cementerio), abrir la puerta que todavía queda cerrada con ayuda de un g¢lem, y explorar esa zona. Dentro de un edificio con las puertas dobles cerradas (invoca a otro g¢lem) encontra- r s una tumba en un emplazamiento privilegiado. Haz un hechizo de Abrir la Tierra y recupera el obelisco que ha quedado al descubierto.

 Por cierto, no te preocupes por los revuelos que empezar n a armarse en Pagan: ej‚rcitos de muertos vivientes que se dirigen a Tenebrae, focos de curaci¢n que no funcionan, lluvias y tormentas descontroladas... no te preocupes, todo eso est  causado por el robo de los obeliscos. ­Eso s¡, no le digas a nadie que has sido t£!

 De vuelta a casa de Mythr n con los cinco obeliscos (los cuatro titanes y el que arrebataras a Gumash-Gor) que te dar  tu £ltimo hechizo: Viajar por el Eter. C¢mprale los reactivos necesarios y energiza el libro de la forma acostumbrada. Esto te llevar  al Plano Elemental, un viaje sólo de ida.

 Una vez alcances tu destino, deber s completar cuatro tareas para alcanzar a los cuatro titanes, muy al estilo de la Fortaleza de Obsidiana. Cuando te encuentres con cada Tit n, haz doble-click en el obelisco que le corresponda y luego en el Tit n. Por si no lo recuerdas, aqu¡ est n:

 LITHOS: EL CORAZON DE LA TIERRA.

 PYROS: LA LENGUA DE FUEGO.

 STRATOS: EL ALIENTO DEL VIENTO.

 HYDROS: LA LAGRIMA DE LOS MARES.

 Si lo haces bien, deber¡an brillar.

 Cuando hayas bloqueado al £ltimo de los Titanes, ser s transpor- tado otra vez al centro del Plano Elemental. Sit£a los obeliscos, ahora brillantes, en el Pentagrama, colocando el de Gumash-Gor en £ltimo lugar. Luego, haz doble-click sobre ‚l y sobre t¡, en este orden. Al mover el obelisco y volverlo a poner, los obeliscos desaparecer n y, en su lugar, se materializar  un objeto negro en el centro del Pentagrama.

 Ahora, Avatar, todo lo que debes hacer es entrar dentro del "objeto" negro y disfrutar de la extraordinaria secuencia final.



HTML por LMG
Guía añadida por Administrador el 2007-02-05
Solución externa a Juegomania.org de Ultima VIII: Pagan:
  • www.ludoskopos.com